logo

Cat / Esp / Eng

Entrevista:

Josep Maria Queraltó, Col·leccionista de cinema.

Josep Maria Queraltó, será el encargado del futuro Museu del Cinema de Barcelona.

"El futuro Museu del Cinema de Barcelona tendrá por título De las sombras al film. Será un museo único en el mundo"


Texto: Àlex M. Franquet
Calella.


El coleccionista Josep Maria Queraltó, está a punto de ver realizado su sueño. Trabaja en la puesta en marcha en Barcelona ciudad, de un museo de la técnica y los aparatos que han configurado este arte. Pero no será un museo aburrido, sino un recorrido donde se pueda vivir en directo la historia del cine. La gente podrá tocar las máquinas más antiguas que usaron los pioneros y comprender cómo se creó el séptimo arte.
A este FESTIMATGE 2008, Josep Maria Queraltó ha traído a Calella alguna de las piezas de su colección privada, como las linternas mágicas de 1880, que volverán a funcionar más de un siglo después durante la Nit Veneciana, que el festival organiza el sábado 26 de abril.

-¿Cómo y cuándo empezó a reunir su colección, y qué le hizo dedicarse a reunir aparatos de todas las épocas del cine y pre-cine?
- Yo me dedicaba profesionalmente al cine, a las salas. Era mi modus vivendi. Cuando los cines poníamos máquinas nuevas, me disgustaba tirar las que ya no se usaban .Soy muy aficionado a no tirar las cosas. Así empecé hace 30 años. La idea era que cuando yo me jubilara, tendría trabajo rehabilitando estas máquinas. Diez años atrás decidí catalogar toda mi colección. Llevo 3000, y sigo en ello.

-¿Y cómo consigue estas piezas históricas?
- De muchas maneras. Algunas piezas las adquirí de otros coleccionistas. Y me animé a presentar un proyecto a la Universitat Pompeu Fabra, para que se utilicen en su divulgación y enseñanza.

-Quiere mostrar la historia técnica del cine.
-Exacto. Yo siempre he dicho que la técnica va a la par que el desarrollo artístico.
El cine es un árbol que tiene dos ramas: la técnica y la artística. La una sin la otra, no funcionan

-Como Truffaut y la Nouvelle Vague francesa, por ejemplo. Sin ésas cámaras tan pequeñas que usaban, sus películas no habrían sido tan revolucionarias….
-Clarísimo. Al haberme dedicado a la técnica, hace que me ilusione que toda la gente que también se dedica a ello, que tenga su reconocimiento y se valore su importancia. Ésa es la cuestión

-Es complicado hacer un Museu del cinema?
-Es lento. Hace falta inversión y el proceso es difícil .Hay que hacerlo a través de una fundación, para que no se haga con dinero público. Me molestaría que se dejaran de hacer cosas para hacer este Museu. Preferiría tirar adelante con dinero de particulares.

-Gracias al mecenazgo, pues.
-Sería lo mejor. Prefiero contar con el dinero de la gente que realmente quiere al cine.

Todo este proyecto puede atraer un turismo cultural muy importante a Barcelona, ya que en Catalunya sólo existe el Museu del cinema de Girona, que es muy bonito, pero claro está, hay que ir a Girona

-¿Físicamente, el Museu del Cinema de Barcelona, estará ubicado en la Plaça de les Glòries?
Aún no lo sé. Al principio, tenía que estar ubicado en una antigua fábrica restaurada del distrito 22@ del Poble Nou. Justo al ladito de casa, pero aún no es definitivo.

-¿Qué se podrá ver en el Museu?
-Mi idea es cubrir toda la era analógica. Para que nos entendamos, de las sombras chinas hasta la tecnología digital. Como la tecnología digital dejará sin uso lo analógico, estoy decidido, aún más si cabe, a recuperar todo lo que pueda.

-Y todo esto con una intencionalidad didáctica.
-Cuando ya no se hable de las películas, la gente podría preguntarse cómo se hacían estas cosas antes. Al menos habría un sitio donde responder a eso. A veces la historia no gusta, especialmente a los estudiantes. Yo les digo que a través de la historia se explican muchas cosas, y a veces, hasta te enseña lo que haces bien o lo que no tienes que hacer.

-¿Y qué ha aprendido usted de la historia del cine?
-Lo primero, que no hay que tirar nada. Ya habrá tiempo para eso. Lo importante es valorar las piezas y los medios que han usado nuestros predecesores, su esfuerzo e inventiva. Sin ellos tampoco estaríamos donde estamos hoy.

-Tampoco sin materias como la física, la química o a los antepasados que usaban el cerebro, y también a inventores y artistas.
-Seguro. En mi colección hay obras hechas a mano por grandes carpinteros y ebanistas. Hay piezas de un rigor y perfección, impensables hoy en día. Por ejemplo, las linternas mágicas de 1880, que mostraremos en la Nit Veneciana, tienen unas maderas imposibles de torcer.

-Su colección tiene piezas únicas como una cámara de los hermanos Lumière, que no está en el Museé Lumière de París. También un juego de sombras que había pertenecido ala corte de Versalles y a María Antonieta, antes de la Revolución Francesa. ¿Hay alguna pieza que usted valore especialmente?
-Existe una máquina de la fábrica francesa Eliges, que demuestra que ellos inventaron el cine con placas de vidrio. El soporte flexible de acetato aún no se había inventado, y ésta fábrica creó unas foto grafías grabadas en vidrio que se movían durante 10 o 12 segundos. Ésta es una de las máquinas que más me sorprendió. Cuando la encontré, ni sabía lo que era. Es de la época de los hermanos Lumière, entre los años 1895 y 1900

-Podían haber sido la competencia de los Lumière.
-Y de Edison. Pero no sólo ellos. La cosa es que, dejando aparte éstos, había mucha gente que sentía la necesidad de ver imágenes en movimiento. Y todos patentaban sus inventos

-¿Podría usted decirnos si el cine se inventó en Estados Unidos o en Francia?
-Pues aún no lo sabemos. No está claro que fueran los Lumière quienes lo hicieron

-Si no lo sabe usted, no lo sabrá nadie.
-Los libros de los Lumière, claro está, hablan de ellos, pero charlando con algún que otro historiador, resulta que el cine no se inventó en el 1895, sino 3 ó 4 años más tarde.

-¿Por qué?
-Porque cuando se inventaba alguna cosa nueva, se patentaba, aunque la tecnología tardara en ser realidad. Los Lumière crearon 10 máquinas de prueba antes de la llegada del cinematógrafo. Cuando vieron que funcionaba, entonces ya hicieron una serie de 2 o 3 centenares, que son las que ahora van tan buscadas por los coleccionistas. También tenemos la duda de cuándo se patentaban los nuevos aparatos .Es el Cinematógrafo

-¿Tiene usted uno?
-Sí

-¿Cuánto le costó?
-Mejor que no lo sepa mi mujer…. (Riéndose)

-¿Y qué nombre llevará el Museu?
-Estará situado en "La Fàbrica dels Media", y tendrá el nombre "De les ombres al film".
No utilizaremos la palabra museo, ya que lo que he desarrollado en este proyecto, es un sitio donde aprender la historia en vivo. Quiero un sitio donde ver cómo se hacían las sombras, cómo las representaban. O ver, cómo se hacían las películas cuando se crea el cine, cómo desarrollaban los efectos especiales y sus laboratorios. Pero como se hacía antes.

-Un museo muy interactivo
-Así será. Para que la gente vea qué pasa, desde que entra en el laboratorio hasta que la ven cómodamente en su butaca. Ésta es la idea. Empecé como aficionado, pero al ver la reacción de la gente, creí que valía la pena tirar para adelante. En Catalunya i en Barcelona, hay capacidad para hacer bien las cosas.

-¿Tendrá algún equivalente en Europa?
-Queremos que sea único en el mundo. Muy diferente a lo acostumbrado. Quiero que la gente no se aburra. Si aburre, no vuelves. Que la gente pueda ver, escuchar, tocar. No sirve leer unos paneles en salas oscuras. Cuando salgan, tienen que haber pasado un rato agradable sin esfuerzo, y habiendo entendido. Con los medios técnicos de hoy en día, y sin gastar más de lo establecido, lo podemos conseguir.