logo

Cat / Esp / Eng

Entrevista:

Sergio Oksman: "Festivales como el Festimatge me motivan".

Sergio Oksman en la Gala de entrega de premios del Festimatge 2013

Sergio Oksman es el ganador en el Festimatge del 2013 gracias a su corto "A Story for the Modlins", que ha acaparado premios en certámenes de todo el mundo. Oksman nos habla del corto premiado y defiende que lo real y lo irreal a veces se funden en sus trabajos.


Texto: Àlex M. Franquet
Calella.


- ¿Qué le parece el Festimatge?
- Festivales como el Festimatge son los que, realmente, me motivan. He ido a muchos festivales, pero este premio en el Festimatge es especial para mí por muchas cosas. En el Festimatge, el entusiasmo de la que gente que lo organiza y de los visitantes es el motor. Estar aquí, en Calella, es mi forma de decir: me gusta lo que hacéis. No lo digo para quedar bien. Me parece un festival muy interesante.

- Gracias...
- Es que me he quedado con ganas de estar más tiempo en Calella y de ver este festival único, porque es el único, que yo conozca, que une cine y fotografía a la misma vez. Me ha gustado mucho el cariño y la dedicación con la que se toma Foto-Film Calella este festival. Pienso volver en cuanto pueda.

- ¿Este documental es realidad o ficción?
- ¿Qué más da? El origen del corto es un fotógrafo de Madrid que encuentra el material o alguien que encuentra el material se lo pasa. Son fotografías que aparecen en la basura, en una calle en el centro de Madrid. Durante unos años, junto a un compañero suyo, él hace una investigación periodística sobre la vida de esta familia. Intentan hacer una película. Hacen una pieza que, incluso, se puede ver en Internet. Pero, al final, abandonan el proyecto y me pasan a mí este material, y la investigación que han hecho para que, junto a los guionistas con los que trabajo, hagamos la película.

- ¿Cuánto duró todo el trabajo?
- Estuvimos tres años barajando este material. La idea era contar no lo que fue, sino lo que pudo ser la historia de esta gente y quién pudo ser esta gente.

- Debió ser complicado.
- Claro. Había muchos huecos. ¿Cómo rellenas los huecos de una historia ajena? La investigación que me pasaron fueron hechos aislados. La gente cree que, por encontrar un tema, ya tiene una película hecha. El tema es solamente el punto de partida. Con un tema, tú puedes hacer una película fantástica o una porquería.

- La historia debía ser un rompecabezas...
- Estuvimos mucho tiempo pensando en cómo contar esa historia. Hicimos diversas versiones. Incluso rodé con una grua dentro del piso de los Modlins. Antes de llegar a esta película definitiva, hicimos muchas versiones.

- ¿Y esa versión final es realidad o ficción?
- ¿Qué es realidad y qué es ficción? ¿Qué es realidad o qué es mentira? Mi documental no es un falso documental porque parte de hechos verdaderos. Las fotografías de la familia se encontraron en la basura. Pero utilizo herramientas de la ficción para explicar la historia. Soy periodista y entiendo que las herramientas del periodismo no son suficientes, a veces, para acercarnos a una historia. La elucubración o la imaginación son herramientas legítimas. También sirven para explicar una historia. Era complicado explicar la vida de una familia que ya está muerta.

- ¿Quién tiró ese material a la basura?
- Unos familiares que les quedaban en América fueron a Madrid, una vez muertos todos los Modlids, y tiraron muchas fotos a la basura, pero no por desprecio, sino porque había muchas copias de cada foto.

- Dejando ya a los Modlins. ¿Qué proyectos tiene para el futuro?
- Estoy rodando una historia sobre mi familia. Quiero saber si puedo exorcizarme de lo que creo que es mi condena, que es un poco repetir lo que hicieron los hombres de mi familia. Si para los Modlins estuve tres años trabajando, este largometraje igual lo presentaré en Calella en el 2.020.

- No lo creo. Acabará antes.
- Espero...

- No será su primer largo. Ha hecho dos largometrajes antes.
- Sí, el primero se llama "La esteticién", sobre una mujer que conoció al médico nazi Mengele en un campo de concentración. El segundo largo es sobre el abuelo de la Familia Monster y se llama "Goodbay, America". Mis trabajos siempre juegan con la memoria.

- Un corto suyo sobre Ernest Hemmingway se llama "Apuntes sobre el Otro" y también juega con la memoria, con el presente y el pasado.
- Es una especulación sobre qué le pudo pasar a Hemmingway en Pamplona y su relación con los Sanfermines, que es un poco donde se forja la imagen y el personaje de Hemmingway.

- Ese corto explica que Hemmingway estuvo en Pamplona y que desde la habitación de su hotel vio a un señor caído en el suelo arrollado por los toros. ¿Cómo encontró la habitación del hotel?
- Carlos Muguiro, el guionista del corto, me envió un texto explicando que Hemmingway estuvo en el balcón de ese hotel y vio a un señor arrollado por los toros en el suelo. Era un juego del guionista. Cuando estuve en Pamplona, comprobé que el balcón existe pero que, desde allí, no se ve la esquina. Además, Hemmingway no estuvo ese año en ese balcón. Carlos Muguiro, el guionista, hace una trampa, un juego. Es el origen de mi trabajo actual. Hemmingways estuvo allí otro año. ¿Qué más da si desde el balcón no se ve lo que pensamos?

- Nunca se sabe lo que es verdad o irreal en sus cortos.
- Claro. Se trata de reconstruir lo real, de reinventar lo real. El resultado es una sensación de realidad. La representación de lo real siempre es arbitraria. Tratamos de construir realidades y de jugar con ellas.

- El personaje de Hemmingway le interesa mucho…
- Sí, Hemmingway se suicida de la misma manera que lo hizo su padre: con una escopeta en la boca. La película que estoy haciendo ahora sobre mi familia tiene que ver un poco sobre eso: sobre lo innato y en qué medida hay cosas hereditarias. Heredas condenas de otras generaciones.

- ¿Qué opina del cine directo, de esa corriente de subgénero documental?
- No creo en la idea de la mosca en la pared, que no interfiere en lo que se registra. En el momento en que pongo una cámara ya estoy recortando la realidad, dejando cosas fuera. Todo es subjetivo. Lo mismo vale para la supuesta "objetividad" del periodista, que cree que puede llegar a una cierta verdad al contrastar información.

- Pero se tiene que intentar.
- Se intenta, pero hay que asumir lo que es imposible y lo que no se puede contar. Los huecos y los vacíos hay que intentar rellenarlos con la imaginación. Es legítimo hacerlo.

Argumento del cortometraje ganador.

- Después de aparecer en la película "La semilla del Diablo", del director Roman Polanski, el actor norteamericano Elmer Modlin huyó con su mujer Margaret y su hijo Nelson a vivir a Madrid. Margaret se dedicó a pintar la llegada del Apocalipsis, tomando a Nelson y a Elmer como modelos. Cuando todos murieron, treinta años después, cientos de fotografías y documentos íntimos de la familia aparecieron tirados en la acera como un rompecabezas, esperando que alguien imaginara una historia para los Modlins.

www.sergiooksman.com

www.youtube.com/watch?v=xY0p1ulbNGk

Perfil:
Sergio Oksman nació en Brasil. Ha estudiado periodismo y cine. Vive en Madrid, donde dirige la productora Dok Films, y es profesor en la Escuela de Cine y Televisión (ECAM).

Filmografía:
La esteticién (2004).
Goodbay, America (2006).
Notes on the Other (2009).
A Story for the Modlins (2012).
El Asesino de Aguas Libres (En postproducción).